Las autoridades conducen a un grupo de personas, presuntos migrantes, a Dover, Inglaterra, tras un incidente en el Canal de la Mancha, jueves 25 de noviembre de 2021. (Gareth Fuller/PA via AP)

Francia reaccionó el ayer con rabia y consternación a las últimas propuestas británicas para hacer frente al mortífero flujo de inmigrantes entre sus costas, intensificando una batalla de voluntades entre los dos países sobre las peligrosas travesías del Canal de la Mancha, que esta semana causaron 27 muertos en un naufragio.

El presidente Emmanuel Macron increpó a la oficina del primer ministro Boris Johnson por hacer pública una carta que el mandatario británico envió al mandatario francés el jueves. En particular, Johnson propuso que Francia acepte de vuelta a los migrantes que cruzan ilegalmente el Canal de la Mancha, una idea que Francia descartó rápida y tajantemente.

“Me sorprenden los métodos cuando no son serios”, dijo Macron en una visita a Italia.

“Uno no se comunica de un líder a otro sobre estos asuntos a través de tuits y cartas que se hacen públicas. No somos denunciantes”.

La carta y la respuesta de Francia fueron el último cruce de espadas en lo que se ha convertido en una relación cada vez más conflictiva entre los antiguos socios europeos que luchan por reconstruir una relación de trabajo tras el Brexit. No sólo han estado discutiendo sobre la migración, sino también sobre sus acuerdos posteriores al Brexit, incluida la regulación de la pesca en aguas donde trabajan barcos británicos y franceses.

Compartir