Pese a los numerosos actos de violencia registrados en la capital el pasado fin de semana, funcionarios de los tres niveles de gobierno no salen a dar la cara a los potosinos para que expliquen por qué esta ciudad se ha convertido en tierra de ejecuciones donde además se asalta, roba y nunca se captura a los responsables.

El pasado fin de semana hubo balaceras y ejecuciones en las colonias Garita de Jalisco y Las Higueras, donde murieron 3 hombres y se acumularon 13 ejecuciones en toda la semana pasada; también rafaguearon un anexo del grupo de alcohólicos anónimos “Perros Sin Dueño”, en la colonia El Paseo.

Asimismo, se localizó en la colonia Los Salazares el cadáver calcinado de una persona que además estaba semidevorado por los perros, y asaltaron dos depósitos de cerveza en las colonias Satélite donde hasta se lanzó una granada de fragmentación al interior del comercio, y otro en la colonia Progreso, donde además hubo reportes de que habían “levantado” a los encargados del lugar.

Por si fuera poco, el robo de automóviles siguió imparable como ha venido sucediendo desde que inició el presente año, y este fin de semana se reportaron desaparecidos más de 7 vehículos sin que las autoridades estatales, municipales y federales den la cara.

Ante todos estos hechos, ni el gobernador Juan Manuel Carreras, ni su secretario de gobierno Alejandro Leal Tovías, ni el mismo alcalde panista Xavier Nava Palacios como tampoco su secretario de seguridad pública Edgar Jiménez Arcadia han dado la cara a los potosinos para explicar su fracaso, pero eso sí, envían sendos boletines a la prensa afirmando que los índices delictivos “van a la baja”.

Compartir