– El contrato de renta de vehículos por 160 mdp, redituará ganancias a los Torres Corzo y Lorca Valle

-Las “mejores” familias de San Luis saquean el patrimonio municipal

-Por la venta de un helicóptero a Marcelo de los Santos, Azuara y Picharra fueron a dar a La Pila mientras Galán Pizzuto se paseaba por Europa

El empresario Marcelo Galán Pizzuto, casado con Marisol Valladares Meade, y que por sus negocios turbios durante el gobierno de Marcelo de los Santos con la compra de un helicóptero a un elevado sobreprecio y que le costaron la cárcel a los panistas Joel Azuara Robles y Humberto Picharra, ha regresado de la mano del alcalde Xavier Nava quien le otorgó un contrato de más de 160 millones de pesos a su empresa “Clear Leasing” por el arrendamiento de 210 vehículos.

En esta operación “Clear Leasing” a todas luces es una empresa “fachada” para ocultar que las agencias Torres Corzo y Lorca Automotriz serán las proveedoras de los vehículos, como pago de una parte de los favores económicos que le hicieron a Nava para financiar su campaña por la alcaldía de San Luis Potosí.

El verdadero dueño de la empresa se asegura que es Marcelo de los Santos y utiliza a Galán Pizzuto de testaferro.

“Clear Leasing” tiene dos oficinas, una en la colonia Polanco-Chapultepec de la Ciudad de México y otra, su verdadero centro de operaciones, en el Edificio Santiago, propiedad de la familia Torres Corzo, y prácticamente es una empresa “todóloga” como se demuestra en su página web, de ser una “institución financiera” pasó a ofrecer todos los servicios posibles:

Desde la renta a la venta de “automóviles, flotillas y equipos ligeros, maquinaria, plantas de energía eléctrica, maquinaria industrial, equipo médico, equipo de cómputo y especializado, embarcaciones, montacargas, elevadores industriales, plantas de agua y energía eléctrica, equipo satelital, helicópteros y aeronaves”.

Presume que sus principales clientes son “corporativos y PYMES personas morales y físicas con actividad empresarial que tengan una posición financiera sana y un buen historial crediticio”.

Lo que no presumen es que sus principales clientes son ayuntamientos de distintas partes del país, donde Marcelo Galán Pizzuto ha dejado una huella de corrupción e impunidad a pesar de las denuncias legales y mediáticas.

Un caso muy sonado, sucedió apenas el año pasado en Hermosillo, Sonora, donde “ganó” una licitación por la renta de una flotilla de camiones para la basura por 144 millones de pesos en 30 meses, a pesar de que cada camión de agencia tenía un costo 1.5 millones de pesos, y de acuerdo a los denunciantes de esa operación si hubieran comprado tres al mes en un año tendrían 36 unidades y propias.

La prensa de Hermosillo al investigar al proveedor descubrió el perfil delincuencial de Galán Pizzuto que acordó con el gobernador potosino Marcelo de los Santos, con el que tiene un parentesco político (una de sus hijas casó con un primo de Galán Pizzuto), la compra de un helicóptero inexistente al momento de la operación por 46 millones de pesos.

Por lo que al iniciar el gobierno del doctor Fernando Toranzo, el ex secretario de Finanzas, Joel Azuara Robles, y ex oficial mayor Humberto Picharra Carrete, fueron encarcelados en el Penal de La Pila acusados por ejercicio indebido de la función pública y peculado, mientras Galán Pizzuto viaja por el mundo disfrutando los millones de pesos que le robó al erario de los potosinos, escándalo que el diario “Pulso” prefirió callar aunque fuera mentir como dice su eslogan, y se encubrió al yerno de Miguel Valladares García.

El secretario de Finanzas de Toranzo, Jesús Conde documentó el helicóptero Eurocopter AS350B3, modelo 2007, fue adquirido por Marcelo por 46 millones de pesos, cuando su precio era de 27 millones.

Estos negros antecedentes no le importaron al alcalde Nava, fueron un aliciente para diseñar una licitación a modo para otorgarle el contrato de arrendamiento por más de 160 millones de pesos a su amigo Marcelo Galán Pizzuto, a que ubican como navista junto con toda su familia, “lo traen en la sangre por la línea Pizzuto”, en referencia a Guillermo Pizzuto, ex alcalde y consuegro de Marcelo de los Santos.

De esos 160 millones de pesos el 80 por ciento serán transferidos a las cuentas de las familias Torres Corzo y Lorca Valle, las cuales verán así recuperadas y multiplicadas las aportaciones que le hicieron a Nava para su campaña electoral y que no fueron registradas por el CEEPAC porque se excedieron los topes de campaña establecidos.

Los hermanos Galán Pizzuto han sido definidos como unas “caza fortunas”, aprovechando sus supuestos atractivos físicos se casaron con solteras de familias millonarias, como fue el caso de Marcelo que encontró en Marisol Valladares Meade la oportunidad para dejar de ser pobre y convertirse en un magnate de la noche a la mañana al dar como se dice vulgarmente “el braguetazo”.

Con los 160 millones de pesos que sacará Nava del erario de los potosinos se van a rentar unos 210 vehículos que serán utilizados como patrullas y algunas grúas, pero otra gran parte como camionetas “fifí” para los funcionarios de primer nivel e incluyendo al alcalde.

De este atraco al patrimonio municipal no dicen nada Editora Mival, el PAN, el “Frente Ciudadano Anticorrupción” ni las cámaras empresariales, porque sería manchar la decencia y dignidad de las familias Galán Pizzuto, Valladares, Torres Corzo, Nava Calvillo y Nava Palacios.

Compartir