Un total de 35 personas han sido detenidas en las redadas masivas contra inmigrantes sin documentos anunciadas por el Gobierno de Estados Unidos, anunció este martes el director interino de Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), Matthew Albence.

El funcionario explicó a reporteros durante una conferencia telefónica que otros 18 individuos fueron descubiertos de forma «colateral» durante esas operaciones y tomados en custodia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó el pasado 12 de julio las redadas masivas para deportar a «miles» de migrantes sin documentos, que comenzaron dos días después.

Según informes de prensa que trascendieron entonces, ICE buscaría primero a más de 2 mil inmigrantes que ya han recibido órdenes de deportación y que, en algunos casos, no se presentaron a las audiencias en los tribunales de inmigración.

En ese entonces las versiones indicaron que las operaciones tendrían lugar en ciudades como Nueva York, Miami (Florida), Houston, Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland) y Denver (Colorado).

Albence, no obstante, no se refirió a los lugares donde se han desarrollado los operativos.

El propio Trump sostuvo el 15 de julio, un día después del comienzo de esas acciones, que las redadas han sido «muy exitosas» y puntualizó que «la gente entró en nuestro país de manera ilegal, a muchos de ellos se los llevaron el domingo».

Consultado por los reporteros sobre la cifra, Albence defendió que «esto es solo el comienzo de la operación» y aseguró que son pacientes y continuarán «persiguiendo estos casos».

«Esto es solo una pequeña imagen de este periodo de tiempo», afirmó.

Albence, quien reemplazó en el cargo a Mark Morgan, que retornó a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) después de que John Sanders dimitió el pasado 25 de junio a esa agencia, indicó igualmente que entre el 13 de mayo y el 11 de julio pasado han logrado 899 arrestos de inmigrantes ilegales.

De estas detenciones, logradas como parte de las operaciones regulares de ICE, 605 habían sido condenados y 93 tenían cargos criminales pendientes.

Al respecto, la Casa Blanca destacó en su cuenta de Twitter que esos 605 detenidos eran inmigrantes ilegales condenados por robo, posesión de armas, asalto, violencia doméstica, tráfico de drogas y por conducir ebrios, entre otros delitos.

De igual forma, Albence confirmó que la agencia a su cargo ha notificado sobre 3.282 inspecciones en sitios trabajo en los 50 estados del país y Puerto Rico.

El Gobierno de Trump ha endurecido su política migratoria, en un intento por atajar la llegada de miles de inmigrantes por la frontera con México, en su mayoría procedentes de Centroamérica, en los que calificado como una «crisis humanitaria».

Compartir