Nueve días quedan al mes de julio de 2019 por lo que el próximo miércoles 31 concluye el plazo máximo que Gobierno del Estado pronosticó para a inauguración de los dos nuevos brazos del Distribuidor Juárez, sin embargo, la obra está retrasada y no hay forma de que en una semana concluyan ya que la Junta Estatal de Caminos, que dirige Marcos Enrique RosalesVega, ha detenido el pago por 40 millones de pesos a las empresas constructoras Sánchez Valdez Construcciones S.A. de C.V., Maquinaria y Renta de Zacatecas S.A. de C.V y Constructora Santos Chisum S.A de C.V., encargadas del mega proyecto.

La construcción de los dos nuevos brazos del Distribuidor Juárez, que conectarán las carreteras 57 y Rioverde con la avenida Salvador Nava, inició el 1 de febrero de 2018 y se anunció un tiempo de construcción de 18 meses, sin posibilidad de retrasos.
Pero lo impensable, pasó. La construcción de los dos nuevos brazos lleva un retraso del 40% toda vez que RosalesVega detuvo los pagos a las constructoras.

La obra incluye la construcción de 246 trabes y 48 columnas, sin embargo a 9 días de que concluya el plazo, aún faltan columnas por levantar, por lo que no se han colocado las trabes, ni ballenas, también está detenido el asfalto, las uniones con la Salvador Nava, la modificación que se hará en la Salvador Nava a la altura del Instituto Potosino de la Juventud, donde los carros que deseen pasar a los carriles laterales lo podrán hacer y, penas tres metros adelante, subir los que quieran la vía rápida.

La construcción de los dos nuevos brazos del Distribuidor Juárez estuvo lleno de potencia desde el principio, desde la presentación del proyecto, la licitación, el diseño y la construcción.

El diseño rompe la estética circular que tenía el distribuidor desde su construcción, pero además expertos en vialidad consideran que no ayudará en nada a aliviar el tráfico que se hace en horas pico, cientos de vehículos que se dirigen de la Zona Industrial al sur, poniente y norte de la ciudad.

Debido al atraso y al incumplimiento en las fechas para la entrega del proyecto, Marcos Enrique RosalesVega, titular de la JEC, comenzó una campaña para tratar de desviar la atención sobre su irresponsabilidad para no cumplir con los plazos y con los pagos a las constructoras, intenta asegurar que la remodelación de la estatua de don Benito Juárez García y la elevación, 12 metros, de su pedestal, están retrasando la obra completa.

Nada más falso que eso, basta darse una vuelta por el distribuidor y cualquiera se da cuenta que a la obra le falta un 40% para quedar concluida, además también podrá ver la invasión que se hizo de la carpeta asfáltica para el levantamiento de las columnas, cosa que en ningún país del mundo estaría permitido.

Al momento la Junta Estatal de Caminos hace como que no se ha dado cuenta del retraso. Marcos Enrique RosalesVega se hace el desaparecido para que nadie le pida cuentas, ni de la obra ni de los 40 millones de pesos que le debe a las constructoras.
Aun no se sabe cuántos meses más tardará la construcción de los nuevos brazos, pero tal vez den una prórroga de 12 meses para no errarle en tiempos.

Para la construcción de los nuevos brazos del Distribuidor Juárez se destinaron 218 millones 534 mil 294 pesos y 36 centavos, recurso que se obtuvo gracias a la indemnización que hizo la automotriz FORD al Gobierno del Estado luego de que canceló la instalación de una empresa armadora de vehículos en territorio potosino.

Compartir