Gandalla, Rosalba Chavira, se despachó con la cuchara grande con el dinero del pueblo, ya que se autodesignó una remuneración por su cada vez más cuestionada labor como alcaldesa de Tamasopo, con lo que la panista-perredista gana más que el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien puso el tope máximo de 108 mil pesos para servidores públicos.
 
En un agandalle total de la alcaldesa, se mareó a sus compañeros regidores, quienes no supieron en qué momento aceptaron ganar 4 veces menos que ella, por lo que con los múltiples compromisos que tienen en el municipio, cuya población está sumida en la marginación y el atraso, terminan poniendo de su dinero.
 
Mientras que Rosalba Chavira se asignó un pago de 115 mil 324 pesos con 64 centavos a lo que se suman bonos, estímulos, apoyos y prestaciones económicas, a los regidores, que legalmente tienen la misma responsabilidad y jerarquía, les paga cuatro veces menos, los seis regidores y la síndico apenas rasguñan los 15 mil pesos por quincena.
 
A través de la página web de la CEGAIP, el Ayuntamiento de Tamasopo, que se niega a cumplir con los lineamientos de transparencia al no habilitar su página de internet, se vio obligado a entregar los tabuladores de remuneraciones a funcionarios y servidores públicos. Muy lista, la panista-perredista Rasalba Chavira, pone en la larga lista primero a secretarias, personal de limpieza, jardineros, mecánicos y demás ayudantes generales, para después aparecer ella misma y en seguida los regidores. a
El trabajo de Rosalba Chavira ha molestado mucho a la gente, la falta de acciones los ha decepcionado y las pocas decisiones que ha tomado han sido muy polémicas.
Rosalba Chavira traicionó a sus aliados, se va quedando sin apoyo, no ve y no escucha consejos, la señora se limita a darse vida de fifí junto a su esposo a quien sacó de trabajar y lo trae paseando para todos lados, lo quiere meter a juntas con funcionarios del gobierno Estatal y federal, a lo cual, por supuesto, le niegan el acceso.
Las cosas en Tamasopo no andan bien y poco a poco los malos manejos de Rosy Chavira están saliendo a flote.
 
Compartir