+ DELEGADO Y DIPUTADOS LOCALES DESPRESTIGIAN A MORENA

+ PRESENCIA DE GALLARDO JUNTO A AMLO DESATA ESPECULACIONES

En San Luis Potosí, el primer pre candidato informal a la gubernatura ha sido puesto en tal carrera nada menos que por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así lo ha visto el mundillo político local, y diversos analistas, como Julio Hernández López, uno más de ellos, y quien vino a difundirlo con todas sus letras.

Cuando ya el hecho tenía días siendo comentado, luego de la visita de AMLO el 24 de mayo, el periodista de La Jornada lo precisó en una video columna difundida en sus redes sociales el 4 de junio.

Pero fue más allá, y lo que en medios era visto como una especie de reivindicación del político de Soledad de Graciano Sánchez, alcanzó con Hernández López estatus (según él) de “carta abierta” del presidente.

El crítico redactor de la columna Astillero dijo, textual:

“En San Luis Potosí, López Obrador le ha dado carta abierta a Ricardo Gallardo, que fue presidente municipal de Soledad, una zona conurbada con la capital, hijo de quien fue presidente municipal de la capital”.

Lo que el analista quiso decir con la manilarga pero indefinida frase hecha de “carta abierta”, no fue otra cosa que aventurar: en el 2021 Ricardo Gallardo Cardona será el candidato de MORENA a la gubernatura potosina, vía coalición.

Sin bola de cristal, pero haciéndola de adivino, el “pitoniso” Hernández remarcó dos veces la fecha en la que los astros le estaban pronosticando (es decir, en esos mismos momentos) el futuro prometedor del “Pollo” Gallardo:

“Y desde ahorita les digo –testificó en trance el médium desde sus redes–: Hoy es martes 4 de junio del 2019, que cuando lleguen las propuestas para candidatos a gubernaturas, y MORENA vaya en alianza, uno de los acuerdos va a ser que en San Luis Potosí la candidatura sea decidida por el Partido Verde, y el Partido Verde va a proponer a Ricardo Gallardo. Eso es lo que parece desde ahorita, se los digo, el martes 4 de junio del 2019”.

¿Y por qué tanto escándalo? ¿Qué muestras dio el Peje en SLP para desatar estas especulaciones?

Todo lo que hizo fue subir al templete de su mitin en la Plaza de Fundadores potosina al diputado federal y jefe político de un grupo con fuerte presencia en la zona metropolitana de la capital: el llamado “gallardismo”.

Gallardismo que ha llegado a gobernar casi la mitad de la población en ese estado, concentrada en los municipios de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez.

Dicha presencia inesperada de Gallardo Cardona junto a AMLO destacó porque, en contraparte, no hubo ni siquiera diputados de MORENA en dicho tapanco, donde el presidente hizo entrega simbólica de los programas de bienestar.

El jefe del Ejecutivo Federal tampoco había invitado para que lo acompañara, como en su visita anterior, a su delegado federal en esa entidad, el muy desprestigiado Gabino Morales Mendoza, acusado de delitos sexuales y suspendido por el partido MORENA.

Pero tampoco se había distinguido con invitación a tal presídium a ningún legislador federal o local del mismo partido en el poder, tampoco del PRI, del PAN o de cualquier otro “instituto político”, solo Gallardo, ya como diputado independiente luego de haber renunciado al PRD desde el 19 de febrero.

La columnista Adriana Ochoa, quien tiene décadas analizando el acontecer político local lo reseñó así en el diario Pulso: “Alguien convenció al presidente que el diputado Ricardo Gallardo Cardona es un fichaje estrella, por eso lo subió al tapanco”.

Añade, citando fuentes cercanas al presidente:“Aseguran que más de una figura relevante del pejismo pretendió hacer que lo dejaran subir y no lo logró; la lista tenía los nombres de quienes sí debían estar y punto. La voluntad presidencial llevó a Gallardo a ese tapanco”.

Voluntad presidencial ganada por el diputado federal al abandonar el PRD el 19 de febrero, cuando como coordinador de la bancada se llevó consigo a ocho de sus compañeros, fracturando a tal partido en la Cámara, el cual en ese momento quedó solo con 10 integrantes.

Ese grupo de legisladores, ya como independientes, fueron y son claves para que MORENA y sus partidos aliados tengan mayoría calificada, y puedan llevar adelante iniciativas de ley que son cruciales para López Obrador, como ocurrió con la aprobación de la Guardia Nacional.

Pero la alianza de Ricardo Gallardo Cardona con el presidente ha ido más allá, pues como líder del gallardismo logró también que la única senadora por San Luis Potosí se pasara a integrar la bancada del Verde.

Con Leonor Noyola Cervantes, el PRD era grupo parlamentario con cinco curules y reconocido como tal, pero ahora ella ya trabaja para el Verde Ecologista y el proyecto presidencial, desde el pasado 28 de mayo, cuando concretó su renuncia al perredismo.

Y en San Luis Potosí está ocurriendo lo mismo, los principales líderes de dicha corriente gallardista están trasplantándose al Verde, del cual incluso ya lograron quedarse con la dirigencia estatal, que ostenta desde el pasado 6 de mayo el diputado local Emmanuel Ramos Hernández.

Una de las últimas muestras de esta colaboración se dio el domingo nueve de junio, cuando Carlos Torres Piña, uno de los diputados independientes coordinados por Gallardo, ingresó al PVEM.

Fue el mismo Gallardo Cardona quien acompañó al político de Morelia, Michoacán, a integrarse al Verde, junto con 20 presidentes municipales, más de 100 regidores y miles de militantes, todos antes con filiación al PRD.

Ahí, Gallardo exaltó el desempeño de Torres Piña, dando su respaldo a la nueva militancia de este. En una entrevista posterior, dijo al respecto: “Fue un evento donde uno de los diputados que estaban a mi cargo se fue a MORENA. Ahora sí que lo fuimos a entregar de la mano como cuando se casan, como el papá al llevar al hijo”.

Sin embargo, la aparente paradoja de todo esto radica en que quien no se ha ido al Verde es el propio Gallardo Cardona, quien sigue como legislador federal sin partido.

Todo esto ocurre en un contexto potosino donde los dirigentes y militantes de MORENA no solo se encuentran con múltiples divisiones y pleitos viscerales, sino con un gran desprestigio que se han ganado de múltiples maneras.

Quienes más destacan por su ambición, incongruencia, y falta de capacidad, son los diputados locales que llegaron al Congreso del Estado sin trayectoria política, pero con la suerte de acompañar en las elecciones a AMLO.

Eso les dio el triunfo, pero a partir de sus primeras acciones le quedó claro a la ciudadanía que no tenían nada que ver con los postulados de López Obrador y la denominada Cuarta Transformación, empezando por el escandaloso sueldo que perciben, superior al del presidente, y el cual no se han querido rebajar.

Lo mismo ocurre con el delegado federal, el ya citado Gabino Morales, individuo muy repudiado por sus mismos compañeros de partido, y al cual el propio presidente tuvo que salir a defender en otro mitin multitudinario en la misma capital tunera, el 8 de octubre del 2018, cuando aún era presidente electo.

Puras vergüenzas que le han hecho pasar al presidente sus propios seguidores cada que los visita, pues frente a las cámaras de medios nacionales exhiben sus lamentables diferencias, atacándose sin tregua los diferentes grupos de interés de MORENA.

Por ello, parece ser que, en esta última visita hecha al estado, prefirió no tener cerca, junto a él, en el presídium, a ningún diputado o representante de MORENA, mientras que sí estuvieron a su lado Gallardo Cardona y la citada senadora Leonor Noyola.

En ese contexto de pleitos caníbales de los morenos potosinos, nada extraordinario sería que se les colara un externo. En tanto, por otro lado, los botones de alarma se han encendido en el PRI y el PAN, al grado de que algunos ya plantean una alianza entre ellos para derrotar a MORENA y a sus aliados del Verde.

Compartir