CON INFORMACIÓN DE CN13
Comerciantes del centro histórico, pertenecientes a la explanada Ponciano Arriaga todos los días conviven entre aguas negras, malos olores y en algunas ocasiones hasta con las ratas, que brotan del sistema de drenaje el cual señalaron está colapsado.
 
En ese sentido, Norma Serrano Galarza, propietaria de una papelería es una de las más afectadas, pues afuera de su negocio es donde se forma todos los días un enorme charco de aguas negras que con el paso de las horas el fétido olor que desprende se vuelve más intenso.
 
“Es insoportable el olor, y yo creo que va a tener afectaciones a la salud para nosotros que estamos aquí todo el día y para la gente que va pasando… es todo el día y más porque está el sol a todo lo que da”.
 
Varios comerciantes tratan de mantener limpio el frente de sus negocios e incluso se han dado a la tarea de contratar personas, pero no ha sido suficiente.
“Se ha pedido la ayuda, vienen, no le puedo dar una fecha exacta, limpian un pedacito y para ellos eso es más que suficiente… se tiene que hacer una planeación porque este alcantarillado ya no soporta”.
 
Por su parte, Jesús Contreras, también comerciante de la zona señaló que ya se solicitó al Interapas y municipio para que hagan las reparaciones necesarias en el sistema de drenaje para evitar con ello sigan brotando las aguas negras, e incluso, dijo que ellos están dispuestos a colaborar.
 
“Ya les pedí, ahorita les acabo de llamar, que nos hagan el favor de prestarnos la herramienta que ellos tienen y nosotros nos ponemos de acuerdo con los vecinos para poder limpiar porque Interapas no lo va hacer, municipio parece ser que tampoco”.
 
Este problema afecta las ventas de los comercios de la zona.
 
“Apesta esto y así estamos todos los días trabajando de esta manera, echando desodorantes, pinol, cloro en la rejilla para que baje poquito, pero si viene el sol fuerte ya sabrás como levanta”, así lo indicó, Jesús Contreras.
Y es una realidad la gente pasa caminando y busca evitar cruzar por este punto donde se concentran los fétidos olores, otros cruzan, pero se tapan la nariz, ya sea con la mano o sus propias prendas, de ahí la exigencia de los comerciantes para que las autoridades municipales intervengan y reparen el drenaje.
 
Compartir