«¡Es una verdadera mentada de madre ver esto!», dijo el presidente de Nuestro Centro, Alberto Narvaez Arochi, quien rechazó que exista confianza en que los trabajos que se realizaban en la calle de Guerrero puedan ser retomados y concluidos a la brevedad.

Señaló que existe molestia entre los comerciantes establecidos que han sufrido los estragos de la lentitud y abandono de las obras y reconoció que el número de  locales al borde de la quiebra es cada vez mayor.

Explicó que aunque se ha informado que la constructora encargada del proyecto ya fue sancionada con 200 mil pesos por incumplimiento, eso no basta para resarcir el daño comercial causado, por lo que reiteraron el llamado a que se indemnice a los comerciantes afectados.

«Nosotros no creemos en nada, lo que queremos es que se acabe la obra, queremos hoy o mañana ya ver gente trabajando», manifestó.

El presidente de Nuestro Centro lamentó que las obras que se realizan en el primer cuadro de la ciudad sean un referente de incumplimiento.

«La gente ya no confía, está molesta, perdió parte de su patrimonio, eso no es válido», señaló.

Lamentó que la autoridad ahora diga que será hasta julio cuando se concluyan los trabajos, pues existe temor de que esto no ocurra y adelantó que el acompañamiento por parte de Nuestro Centro a las obras que se realicen en el primer cuadro de la ciudad quedó en el pasado pues no se avalará ningún otro proyecto.

Al realizar un recorrido por el lugar se observó el abandono de la calle, basura, grafiti y hasta ratas muertas.

 

Compartir