Eduardo N., alias Cayeyo Jr., dio a conocer, de viva voz, por qué mató a Eugenio N., exnovio de la hija del fiscal general del estado, Federico Garza Herrera, la madrugada del 5 de mayo de 2017, en la audiencia de continuación del juicio oral en su contra. El abogado del Cayeyo, Rafael Aguilar Hernández adelantó que tal como lo declaró la primera vez, el acusado dirá que hubo una discusión, de la discusión llegaron a los golpes y finalmente al desenlace fatal, “aunque nada más de lo que ya todos conocen de acuerdo a la llamada al (teléfono de emergencias) 911”.

 

El caso Cayeyo ha estremecido los ámbitos político, social y gubernamental, por la relación que tienen entre sí; familias poderosas envueltas en un crimen; la víctima, yerno del fiscal; el imputado, ahijado del propio funcionario público, quien con su envestidura fue el primer respondiente, según la defensa de Eduardo “N”, acusado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de homicidio calificado por traición y ventaja. Sin embargo, la parte defensora expone que Cayeyo nunca ha negado la responsabilidad del crimen, “sí le disparó, pero las razones son derivadas de un acto en defensa propia”, asegura Rafael Aguilar.

 

El litigante explicó que al haber solicitado la reclasificación de homicidio por riña, jamás se ha negado que su defendido no haya asesinado a Eugenio “N”, por el contrario, sí lo hizo, pero bajo otras circunstancias que son bajo las cuales contestaron a la acusación en contra del imputado. “Tan es así que nosotros permitimos que se desahogara en dos ocasiones la llamada al 911, donde Cayeyo dice ‘me defendí, me amenazó, se puso violento, lo maté’, es lo que nuestro defendido comenta, es nuestra teoría, nunca hemos dicho que él no fue, porque sí fue, pero las causas fueron otras”, argumenta. Aguilar Hernández aseguró que ayuda a comprobar su teoría ante el tribunal, que el propio Eduardo llamó al 911 para informar del suceso y pedir apoyo especializado.

 

“Llama al 911, se entrega ante el fiscal que es la autoridad, luego voluntariamente da muestras de voz y orina, permite se le recaben las huellas dactilares y le apliquen la prueba de radizonato de sodio en las manos, porque acepta que privó de la vida a una persona, pero siente que lo hizo en legítima defensa porque lo atacó con un cuchillo, así lo sentía.

 

‘Yo no hice más que defenderme’, es lo que declara Eduardo”, menciona el abogado. En cuanto a los motivos que originaron la riña y posteriormente el homicidio de Eugenio “N”, Rafael Aguilar se negó a proporcionarlos, pero los deberá conocer el juez. La audiencia está prevista para esta mañana en el Centro de Justicia Penal ubicado en los dominios del penal de La Pila, donde Cayeyo Jr., está recluido.

 

Compartir