Pese a la alegría que implica el Día de las Madres entre la población, este 10 de mayo será un día de más angustia, zozobra e incertidumbre para las migrantes y sus hijos que se encuentran “detenidos” en las estaciones del Instituto Nacional de Migración (INM).

Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración, comentó en entrevista con Notimex que las madres migrantes, al sentirse más seguras en las caravanas masivas que ingresan al país para tratar de llegar a Estados Unidos, se dan el valor para traer consigo a sus hijos, sea solas o acompañadas por su pareja.

Sin embargo, advirtió que durante las largas caminatas para llegar de una población a otra, se enfrentan a la falta de alimentos, agua y servicios que ponen en riesgo la salud de los menores y la suya propia.

Otro aspecto que se ha dado en las caravanas, es que viajan mujeres embarazadas, muchas de ellas menores de edad de entre 16 y 17 años, que se embarazaron antes de salir de su país en Centroamérica o lo hicieron incluso en el camino con sus propias parejas.

Compartir