El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, insistió en que la tarea principal de su gestión es que los funcionarios implicados en desvíos de recursos devuelvan lo robado, pues según él, hay voces que afirman que dicen “que ya no nos metamos en problemas, que dejemos de combatir la corrupción, que estamos obsesionados con el caso de César Duarte”.

“Dicen que nos dediquemos a gobernar, como si luchar por la justicia, en contra de la impunidad y establecer un auténtico Estado de derecho, no fueran tareas fundamentales de un gobierno democrático”, manifestó el panista en un video publicado en Facebook y Twitter.

Insistió que los 250 millones de pesos que presuntamente desvió Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional del PRI (quien permanece en el penal Aquiles Serdán), “cuyo caso nos acaba de arrebatar la Federación, estaban destinados a calentadores y baños dignos para las cinco mil escuelas de nivel básico de nuestro Estado; quien roba desde el gobierno no sólo se roba unos centavos o miles de millones de pesos para enriquecerse, se roba oportunidades”.

El mandatario estatal convocó a una asamblea informativa el domingo en la Plaza del Ángel, en la ciudad de Chihuahua, para definir las acciones a seguir, tanto en el caso del ex gobernador César Duarte (actualmente prófugo, acusado de corrupción), como de Gutiérrez.

“Varios de nuestros principales problemas, incluidos la pobreza, la violencia y la inseguridad tienen que ver con la corrupción política. Es el mal de males y lo que estamos haciendo no es sólo llevarlos a la cárcel, sino recuperar el dinero que va a servir para vacunas, mejores hospitales, asegurar el abasto de medicinas y asegurar la alimentación de los indígenas”, expuso.

El sábado, el mandatario estatal señaló que la decisión del tribunal colegiado, que ordenó poner a disposición de un juzgado federal a Gutiérrez era una acción para cubrirlo con el manto de la impunidad.

En tanto, el lunes, la Secretaría de Gobernación calificó como falsas las declaraciones del mandatario, destacó que sus comentarios muestran un “profundo desdén” por las instituciones, las leyes y el Pacto Federal al desconocer las resoluciones emitidas por un órgano constitucionalmente competente (sobre arrebatarle al estado el caso Gutiérrez), que resolvió con base en pruebas y no a deseos personales o presiones políticas.

Compartir