La Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai puso hoy fin a una visita a Pakistán que ha discurrido entre el secretismo, la seguridad y las pocas interacciones públicas, en su primer viaje a su país natal desde que en 2012 los talibanes le pegaron un tiro por defender la educación de las niñas.
La joven de 20 años salió esta mañana de Islamabad con la misma discreción y seguridad con la que llegó el pasado jueves de madrugada sin que su visita fuese anunciada o su agenda hecha pública para evitar ataques contra ella.
Su salida del país estuvo rodeada por el silencio del Gobierno e instituciones paquistaníes, que no realizaron hoy ni comentarios ni valoraciones sobre la visita.
Televisiones locales mostraron a una sonriente Malala bajándose de un vehículo acompañada de su madre y un hermano para entrar en el aeropuerto, escoltados por un convoy de seguridad.
Esa seguridad ha sido una constante en sus cuatro días de visita, organizada por el Gobierno, que se ha hecho cargo del protocolo, actos y escasas interacciones con la prensa.
Uno de los responsables de su protocolo, que prefirió mantener el anonimato, explicó durante la visita que no podía informar de sus actividades por «motivos de seguridad».
Compartir