Cuestionado respecto al tema de la despenalización del aborto, el diputado del Partido del Trabajo, Pedro César Carrizales Becerra, reveló que a los diecinueve años de edad, en estado de ebriedad le pidió a su esposa que abortara a su tercer hijo por las condiciones de pobreza extrema en que vivían; pese a la experiencia, sostiene que impulsará la despenalización de esta práctica en la entidad.

“¿Saben qué me dijo?: ‘tas pendejo, y hoy mi hijo es el amor de mi vida, entonces creo que la interrupción del embarazo es algo que tiene que preguntarse a las mujeres, porque de todas formas haya o no haya esta ley, van a seguir habiendo abortos”, continuó.

La revelación ocurre después de haber sido criticado por la Iglesia ante su postura de apoyo a Reformar el Código Penal y buscar alternativas sanitarias para un proceso médico adecuado.

Compartir