Ha quedado al descubierto que desde el gobierno tanto federal como estatal, se ha realizado espionaje en contra de opositores, activistas y periodistas, quedando documentado esto entre el 2006 y el 2018.

Los personajes involucrados con la adquisición de estos equipos, son Felipe Calderón, ya que el final de su sexenio en 2012 contrato a empresas vinculadas a Tech Bul. Luego en San Luis Potosí, en el año 2014 Ciudadanos Observando, fue la primera en denunciar y presentar pruebas que durante la administración de Fernando Toranzo, la Fiscalía del estado de San Luis Potosí adquirió tres equipos de espionaje que costaron 73 millones de pesos a la empresa Ingeniería Kantier SA de CV, con sede en la ciudad de México y fue una noticia que prendió los focos a nivel nacional. Finalmente, se dio a descubrió qué a inicios del sexenio de Enrique Peña, se contrató el programa israelí Pegassus.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del SAT dijo que “No solamente se trata de montos incongruentes, sino también que estas cuentas operaron con cuentas concentradoras del Gobierno federal con montos muy superiores, lo cual implica o por lo menos se presume la existencia de actos de corrupción al venderlas a sobreprecio al Gobierno de la República del año 2012 al 2018″.

En su momento, el Gobierno de SLP intentó ocultar la compra de estos equipos de espionaje, pero Ciudadanos Observando tras presentar a medios nacionales las evidencias y documentos, no le quedó otra al mandatario estatal Fernando Toranzo y al Procurador de Justicia Miguel Ángel García Covarrubias que aceptar que se habían pagado 73 millones de pesos a la empresa Ingeniería Kantier SA de CV para contar con tres equipos.

Incluso la compra se realizó realmente en mayo del 2013, según el contrato publicado en Internet por la Oficialía Mayor (que luego eliminó), en el expediente DGA-CAASPE-IR-07-13.

Actualmente, asegura la Presidencia de la República que durante la administración de López Obrador estos grupos no han sido contratados” y que las contrataciones concluyeron el 31 de diciembre de 2018. Sin embargo, la actual Fiscalía General de la República (FGR) sí ha comprado programas de inteligencia para la geolocalización de celulares y análisis de datos masivos. En 2019 y 2020, la Fiscalía firmó al menos cuatro contratos por 5,6 millones de dólares con la compañía Neolinx de México, según documentación que fue dada a conocer por el periódico El País.

 

Compartir