En otro intento de llamar la atención para que la ciudadanía voltee a ver su campaña, la candidata de PRIMOR a la gubernatura, Mónica Rangel Martínez usó las cámaras de periodistas para ponerse a “atender” a un adulto mayor en un acto proselitista, cuando renunció como titular de la secretaría de salud en plena crisis por Covid-19 en busca del “hueso”.

Contradictoria e indignante para la ciudadanía es esta foto que difundió el equipo de prensa de la candidata de Morena a la gubernatura, pues en vez de causar empatía ofende a las familias de más de 5 mil potosinas y potosinos que han muerto no propiamente por el Covid-19, sino por la falta de insumos médicos, ventiladores y medicamentos en los hospitales del sector salud que ella dirigió, cuanto más por los señalamientos de desvío de recursos por más 700 millones de pesos en dicha dependencia.
Tras desempeñar un desastroso papel como secretaría de salud del gobierno de Juan Manuel Carreras López, en la que al principio de la pandemia y durante los meses siguientes se negó a comprar pruebas para detectar el virus, así como a dotar al personal médico de los hospitales habilitados para combatir la pandemia de insumos y equipo necesario, Mónica Rangel renunció a la secretaría de Salud para buscar la candidatura al gobierno estatal por Morena.
La corrupción que la ahora candidata fomentó en dicha dependencia, en la que se incluyen millonarios contratos por supuestos servicios con empresas fantasma, también causó la muerte de más de mil 500 trabajadoras y trabajadores de la salud que se contagiaron de Covid-19 en el cumplimiento de su trabajo. Sin embargo, la ahora “doctora lagrimita” trata de mostrar su lado “humano” dejándose retratar al auscultar a un parroquiano.

Compartir