+ MORENISTAS DE SLP, LOS MÁS AGRAVIADOS

“¿Ya estás dispuesto a corear: ¡es un honor estar con Obrador!?”, le preguntó, ya en plan de burla, el periodista Julio Hernández a Xavier Nava Palacios.

El nieto de don Salvador ensayó una especie de risa nerviosa y como podía se iba saliendo por la tangente ante un entrevistador que lo cercaba con simples preguntas llanas, pero que tenían la virtud de desnudar la cínica incongruencia de Nava.

Llamar unos días antes “porquería” al partido del presidente López Obrador, y después ir a pedir la candidatura a alcalde capitalino (reelección, en su caso) en MORENA pintó sin remedio al entrevistado como un gran cinicazo, dispuesto a tragar cualquier inmundicia con tal de no dejar de medrar en la política.

Cuando Hernández le hacía ver sus consecutivas traiciones al representar fuerzas y partidos antagónicos, Xavier terminó por decir que su “ideología” es “hacer las cosas bien”.

Pero, momento, la cuestión no es tan fácil. Pongamos de ejemplo uno de los tantos temas cruciales en la política potosina: la Sierra de San Miguelito.

Esta enorme reserva estratégica de la capital potosina y de otros municipios colindantes empezó a ser entregada por el nuevo obradorista vergonzante mientras estuvo al frente del Ayuntamiento.

Y, una vez que pidió licencia, encargó el tema al incondicional que dejó (pasando por encima de reglamentos) como alcalde, el cual se afanó como perro de presa en avalar planes urbanos (ilegales) con tal de cumplir a los empresarios que codician la Sierra para urbanizar y enriquecerse más a costa de un área natural de sumo valor para los habitantes del Valle de San Luis.

En tal tema, ¿qué es hacer las cosas bien? ¿Seguir entregando esa zona a los desarrolladores (depredadores) o defender tal Sierra como hace AMLO? Ahí queda claro que “hacer las cosas bien” no es más que una engañifa, un sofisma, un eufemismo con que Nava Palacios trata de justificar lo imposible.

Nava parecía haber acudido a la invitación (vía telefónica) de Julio Hernández pensando que los ánimos antigallardistas de este periodista le serían favorables. Pero no, ni la parcialidad en ese tema de Julio “Astillero” salvaron al hoy impresentable nieto fifí de don Salvador.

Hasta periodistas, analistas y políticos antes afines le dieron la espalda al momento que lo vieron irse a refugiar al partido fundado por el mismo presidente al que le fue a patear (junto con otros alcaldes del país) la puerta de Palacio Nacional, provocando un escándalo en los momentos que al interior de ese inmueble se llevaba a cabo una conferencia mañanera.

“A mí no me invoques”, decía un cartón del caricaturista Pingo junto a la imagen de don Salvador Nava Martínez.

¿Quiénes siguen acompañando a Nava Palacios en su aventura que ya parece destinada al fracaso? Un grupo de incondicionales seguidores y algunos que siguen pensando en él como un contrapeso hacia el gallardismo, al que ven en “caballo de hacienda” rumbo al gobierno del estado.

No obstante, Nava no las tiene aún todas consigo. Junto con Mónica Rangel, aparece en una denuncia de Pedro Salmerón que ya fue aceptada por la Comisión de Honor y Justicia de MORENA.

En esa denuncia, donde se pide la salida de Mario Delgado como presidente del partido, San Luis Potosí aparece como el más agraviado por tal dirigente.

La ofensa de Delgado a los potosino no tuvo límite: dejó a los militantes morenistas en la calle; les arrebató a la mala la posibilidad de nombrar a su candidata a gobernadora.

Y, cuando parecía que con ello estaba cometiendo un exceso, se mofó aún más al presentar a Xavier Nava como el virtual candidato a la alcaldía, pasando por encima de los derechos de los demás aspirantes, que con tiempo y en forma se habían postulado para el cargo.

Enseguida, para que no quedaran dudas, dijo que en este caso ni habría encuestas, pues sería una decisión del Comité Ejecutivo Nacional. No podía ser mayor el atropello, máxime tratándose de alguien que hasta hace unos días era un enemigo declarado de la 4T.

Muchos morenistas de varios estados del país están muy ofendidos por el alevoso proceder de Mario Delgado, y una de las candidatas perjudicadas por la candidatura de Rangel Martínez, la cacique sindical Francisca Reséndiz va en camino a la Ciudad de México a darle la queja al Peje.

Suena difícil que AMLO atienda este tema partidista, ¿con qué derecho el presidente de la República se inmiscuiría en la organización interna de un partido? Menos cuando él mismo ha separado ese tema partidista de su función de gobierno.

Sin embargo, la marcha de Reséndiz Lara tiene la virtud de expresar el enojo y la indignación de militantes y dirigentes de varios estados del país, quienes ya han manifestado su solidaridad a la potosina, además de que algunos de ellos se le estarían uniendo a la protesta.

Por un lado, manifestaciones, toma de las instalaciones, protestas masivas de morenistas contra Mario Delgado; y, por otro, denuncias legales contra su actuar. A eso, súmele usted el gran desprestigio que está acumulando en medios el citado presidente del partido en el poder.

Habrá más noticias en este Juego de Máscaras, esté pendiente…

Compartir