El Coordinador General de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, se solidarizó con los defensores de la Sierra de San Miguelito justo cuando se realiza una reunión de comisiones del Cabildo para dictaminar los planes de desarrollo urbano que afectarían esa zona.

Esto fue lo que publicó en su cuenta de Twitter:

“El Ayuntamiento de San Luis Potosí quiere autorizar la depredación de la Sierra de San Miguelito y su Cañada del Lobo, desconociendo su estatus de zona de reserva y los esfuerzos para su protección del gobierno federal. Sería un ilegal golpe al patrimonio natural de los mexicanos”.

Este apoyo del vocero presidencial ocurre mientras un grupo de presuntos ejidatarios se presentó en la sala de regidores en una actitud violenta y exigiendo la salida de Karina Benavides, quien es una de las regidoras panistas que se opone a la aprobación de los planes de desarrollo urbano.

Compartir