Ante las reiteradas violaciones de derechos humanos de parte del alcalde panista Xavier Nava Palacios en contra de mujeres y otros grupos vulnerables, la titular de Derechos Humanos, Olga Palacios Pérez, ha sido cómplice con su silencio, no ha tenido ninguna sensibilidad ante esta terrible realidad, es una mera figura decorativa que ahora intenta demostrar trabajo en contra de la publicidad sexista o discriminatoria.

La coordinadora municipal de Derechos Humanos nunca se ha pronunciado por el caso de la abogada Teresa Carrizales que fue desalojada con el uso excesivo de la fuerza pública al mando del comisario Edgardo Jiménez Arcadia, lo que motivó una recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos que ha sido ignorada por alcalde Nava.

De los casos de Isabel López Navarro, humilde vendedora de elotes en la plaza de El Carmen, fue desalojada por la policía municipal sin acatar los protocolos; otros casos notorios son la exclusión de las comunidades indígenas mazahua, mixtecos y triquis tanto del Plan Municipal de Desarrollo como en la integración de la oficina municipal indígena, por lo que Nava también ha enfrentado amparos y recomendaciones que simplemente ha ignorado con soberbia para refrendar que el autoritarismo ha sido su divisa.

Por ello llama la atención que Olga Palacios teniendo tanto trabajo por hacer a favor de los derechos humanos que ha violentado Nava Palacios, ahora intente justificarse con lo que parece una ocurrencia:

“Desde el Ayuntamiento se fomenta la cultura de la dignidad de las personas y se prioriza la atención a los procesos de asesoría y canalización de presumibles violaciones de derechos humanos.

“En este sentido es que la Coordinación se vincula con distintas áreas para retirar la publicidad que discrimine, ofenda o excluya a las personas, comentó Palacios Pérez que, a través de la línea de atención que funciona las 24 horas los 7 días de la semana, han llegado diversos reportes de esta naturaleza”.

El sector privado ha mostrado su rechazo hacia este anuncio de la licenciada Palacios porque no ha habido diálogo ni mesas de trabajo previas para fundamentar la legalidad y criterios de las acciones que pretende imponer esta funcionaria en contra de la publicidad supuestamente discriminatoria, cuando ha sido su jefe Nava y la administración en general los que incurren en acciones sexistas, excluyentes y discriminatorias en la más completa impunidad.

Compartir