Al menos 64 personas han muerto en la última semana en el Yemen a causa de las intensas lluvias caídas desde el 2 de agosto y que han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra, informaron ayer las autoridades sanitarias de varias zonas del país.

El mayor número de víctimas mortales se produjo en la provincia de Raymah, a unos 200 kilómetros al suroeste de la capital, Saná, con veintiocho fallecimientos por el temporal, que ha empeorado la situación en un país ya castigado por la guerra, de acuerdo con el Ministerio de Salud afiliado al movimiento rebelde de los hutíes. Al menos mil 600 familias se vieron obligadas a desplazarse de sus hogares por las fuertes precipitaciones.

Las intensas lluvias en Medio Oriente también han afectada a Pakistán, donde al menos 50 personas murieron en varias zonas durante tres días de inundaciones. Militares con botes acudieron a un distrito afectado por las lluvias en la provincia sureña de Sindh para evacuar a gente a zonas más seguras

Compartir