“No hay ninguna persecución política contra César Duarte”, aseguró la Fiscalía de Chihuahua al señalar que el proceso que se le sigue es por desvío de recursos públicos y que incluso su propio partido (PRI) lo expulsó por estas acusaciones. El exgobernador, detenido en Florida y en espera de ser extraditado a México, tiene un cúmulo de 21 órdenes de aprehensión por su posible relación con desvíos

La Fiscalía de Chihuahua negó que César Horacio Duarte Jáquez sea una víctima de “persecución política” como aseguró hoy la defensa del exgobernador en Estados Unidos. Incluso, dijo, “su propio partido político lo ha expulsado y pide que se juzguen los los hechos de corrupción”.

“No hay ninguna persecución política. Se investigan hechos y datos y esos determinan la posible responsabilidad de personas”, dijo a SinEmbargo el Fiscal de Chihuahua César Augusto Peniche Espejel. “Estamos frente a hechos consistentes en desviación grave de recursos que fueron incluso aprovechados en beneficio propio de los responsables señalados. En eso no hay persecución política. Incluso, su propio partido político lo ha expulsado y pide que se juzguen los hechos de corrupción”.

El 30 de mayo de 2019, la Comisión Nacional de Justicia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) expulsó definitivamente de sus filas al exgobernador de Chihuahua y por ningún motivo podrá volver a afiliarse al tricolor.

Compartir