Distintas investigaciones sobre el crimen apuntan en una dirección: la colusión de los atacantes con la policía mexicana

El atentado contra Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX, ha abierto una derivada de consecuencias muy graves para la policía mexicana, incluyendo altos mandos presuntamente relacionados con los hechos.

A poco más de un mes de la agresión contra uno de los hombres de mayor confianza de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la capital mexicana, la fiscalía solicitó información de un mando policial de la SSC por actividades inusuales, según ha citado El Universal.

Aunque la petición no amplía el foco de las actividades, deja en evidencia que existió un pacto entre efectivos y los supuestos agresores que, según el mismo García Harfuch, pertenecían al poderosísimo Cártel Jalisco Nueva Generación.

Compartir