Comparado con los otros 31 estados, San Luis Potosí es de los menos competitivos en estos tiempos de Covid-19, cuando más se requiere el esfuerzo y la creatividad para “atraer y retener talento e inversiones”.

 

Mientras el gobierno estatal de Juan Manuel Carreras López ha sido incapaz incluso de obtener el permiso del Congreso para solicitar un crédito, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ubica al estado entre los que están a la cola del desarrollo.

 

En su Octava Edición del Índice de Competitividad Estatal, el organismo estudia el desempeño de cada entidad federativa durante los años 2001-2018, y, aunque este periodo es previo a la pandemia, sirve para medir las bases estructurales de desarrollo que hoy tiene cada estado para enfrentar la contingencia.

 

Todo esto, en el entendido de que: “una entidad competitiva se traduce en mayor productividad y bienestar para sus habitantes”.

 

Así, San Luis Potosí no obtuvo ningún reconocimiento dentro de los indicadores de desarrollo que mide dicho Instituto. Entre estos, se encuentran: combate a la corrupción, desarrollo tecnológico, políticas públicas, economía, sistema de derecho, etcétera.

 

Sobresalen, en cambio, otros estados que lograron medallas de oro, como son: Ciudad de México, Querétaro, Chihuahua, Colima, y Michoacán.

 

De plata: Aguascalientes, Campeche, Ciudad de México, Nuevo León, Baja California Sur, Coahuila, Quintana Roo, Sinaloa.

 

Y de bronce: Nuevo León, Jalisco, Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Morelos, y Nayarit.

 

Así, por ejemplo, en el índice de “estado de derecho”, la peor entidad resultó ser la tierra de donde es originario el presidente AMLO: Tabasco. Y el estado con mejores indicadores: Yucatán.

 

En cuanto a San Luis Potosí, se ubica con 2 millones 825 mil 157 habitantes; con un Producto Interno Bruto per cápita de 175 mil 030 peso; con un talento promedio de apenas 20.5 por ciento (es el porcentaje de población mayor de 25 años y que cuenta con educación superior, normal o técnica); y una inversión de 89 mil 588 pesos por persona económicamente activa.

 

En contraste, por ejemplo, Querétaro, tiene como inversión por persona económicamente activa 133 mil 235 pesos; un PIB per cápita de 238 mil 439 pesos; y un talento de 24.9%.

 

Todo ello, deja al estado potosino entre “los estados que no ganaron medallas”, y que, por tanto, “no están al nivel de competencia de los demás”: Chiapas, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas”.

Compartir