Mientras el aspirante a gobernador que no quiere ser alcalde de la capital se paseaba por Ciudad Valles, la delincuencia continuó aterrando a los potosinos con el asesinato de tres personas en pleno centro de la ciudad, mientras que, en Bocas, el delegado amedrenta a los ciudadanos a punta de pistola.
Xavier Nava Palacios continúa desdeñando a los potosinos, no quiere gobernar la capital, pero usa los recursos para regalar camiones de basura a 6 municipios, promoverse en los medios informativos y hacer proselitismo en la huasteca a pesar de que como alcalde de la capital ha demostrado ser un fracaso y esto lo confirma las cifras de violencia que se han suscitado desde que asumió el cargo como alcalde.
En lo que va del presente mes han sido ejecutadas en la capital que gobierna más de una decena de personas, el robo de autos continúa imparable y los asaltos a transeúntes rompieron todo récord pasado, pero, como si el puesto de alcalde sólo fuera de lunes a sábado, Nava Palacios abandona la capital el domingo y hace proselitismo en Ciudad Valles, mientras la ciudad a su cargo se hunde en violencia.
Justo anoche, sujetos que viajaban a bordo de un vehículo por la calle Juan Álvarez, en el barrio de Tlaxcala, dispararon contra un grupo de hombres que se encontraban afuera de un domicilio, asesinando a tres de ellos y causando pánico entre los habitantes del barrio. No hubo detenidos.
Ayer mismo, los hijos del delegado de Bocas, Rosendo Guardiola -quien tiene denuncias en su contra por intento de asesinato y es protegido de Nava Palacios- abordaron a una familia en plenas calles de la delegación y la bajaron a cachazos del auto en el que viajaban, para luego amenazarlos de muerte y golpear a una de las víctimas, sin importarles que viajara junto a un recién nacido.

La capital del Estado está secuestrada por el hampa. El dinero del ayuntamiento también está secuestrado por un candidato a gobernador que no quiere ser alcalde.

 

Compartir