La indignación por el asesinato del tapatío Giovanni López, a manos de policías de Jalisco, se extendió hasta el territorio potosino, donde un grupo de ciudadanos marchó por las calles y quemó una patrulla del municipio de Soledad estacionada frente a la Fiscalía General del Estado, en el Eje Vial.

Compartir