En la primera fase de reapertura de las actividades, las autoridades españolas pretenden evitar un rebote en los contagios

MADRID, ESP.- Con la pandemia de coronavirus bajo control, España anunció ayer una cuarentena para los viajeros que lleguen del exterior y el restablecimiento temporal de algunos controles fronterizos para prevenir la llegada de casos importados.

Más de la mitad de la población española comenzó esta semana una nueva fase de restablecimiento parcial de la actividad económica y social, y estas medidas buscan reducir el riesgo de un rebrote en uno de los países más afectados por la pandemia en todo el mundo.

“Ahora mismo, las personas que vienen de otros países pueden empezar progresivamente a convertirse en nuestro mayor riesgo”, explicó en rueda de prensa el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

La cuarentena, de 14 días de duración, estará vigente desde el próximo viernes 15 hasta el final del estado de alarma y se aplicará a todas las personas procedentes del extranjero (excepto los trabajadores transfronterizos, transportistas y las tripulaciones aéreas).

La orden ejecutiva del Gobierno establece que los viajeros deberán permanecer en su domicilio o alojamiento y limitar sus desplazamientos únicamente para adquirir alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad o asistir a centros sanitarios.

Compartir