Cuando los mercados financieros colapsaron y el mundo se enfrentó a su última gran crisis en 2008, las principales potencias trabajaron juntas para restaurar la economía global, pero la pandemia de COVID-19 ha recibido la respuesta contraria: ningún líder, ninguna acción unida para detener la propagación del coronavirus, que ha matado a más de 238 mil personas en todo el mundo.

La crisis financiera dio origen a la cumbre de líderes del Grupo de los 20, los países más ricos responsables del 80 por ciento de la economía global. Pero cuando el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, propuso antes de su cumbre a fines de marzo que los líderes del G20 adoptaran un plan de “guerra” y cooperaran en la respuesta global para frenar al virus, no hubo respuesta.

En una carta del 6 de abril enviada al G20 después de la cumbre, el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y otros 164 presidentes, primeros ministros, científicos y figuras globales actuales y anteriores instaron a los líderes del grupo a coordinar la acción “dentro de los próximos días” y acordar medidas para abordar la profundización de las crisis sanitarias y económicas mundiales originadas por el COVID-19. Pero de nuevo, no hubo respuesta.

Guterres dijo a los periodistas que, en lugar de un “liderazgo sólido” para combatir la pandemia, cada país siguió adelante con una estrategia diferente, aumentando el riesgo de que el virus no desapareciera, sino que se propagara.

“Es obvio que hay una falta de liderazgo”, dijo. “Es obvio que la comunidad internacional está dividida en un momento en el que sería más importante que nunca estar unidos”.

El número de muertos por COVID-19 en el mundo ascendió a 238 mil, mientras que las infecciones se situaron en 3.34 millones (aunque más de un millón se han recuperado ya), de acuerdo con las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La gráfica de casos diarios se mantiene desde hace un mes entre los 70 mil y los 90 mil nuevos casos por jornada, mientras que la de mortalidad está también estabilizada, en su caso desde hace dos semanas, en 5 mil – 6 mil fallecimientos cada 24 horas

Compartir