-En su primer año de gobierno, Xavier Nava aumentó el gasto en sueldos, viáticos, pasajes aéreos y combustibles, pero redujo la inversión pública en comparación con el último año de la gestión anterior.

-Argumentó escasez de recursos para negarse a hacer obra pública, pero aumenta la nómina municipal 21 por ciento.

El alcalde panista Xavier Nava Palacios ignoró en su primer año de gobierno el clamor de los potosinos de más agua, más seguridad y más infraestructura. Autorizó junto a su cabildo 232 millones de pesos más a los mil millones de pesos presupuestados para nómina, pero sólo destinó 12 millones 665 mil pesos de inversión pública.

Siendo candidato a la alcaldía, ofreció una capital más segura, y hoy ocupa el cuarto lugar del país en feminicidios. Ofreció una capital más moderna y no hay una sola obra municipal digna de mencionarse.

De acuerdo a una comparativa de los Presupuestos de Egresos 2018 (a cargo de Ricardo Gallardo Juárez) y 2019 (a cargo de Xavier Nava Palacios) del Ayuntamiento de San Luis Potosí, mientras que en el último año de la administración anterior se invirtieron 20 millones de pesos en inversión pública, en 2019, Nava Palacios ejerció 12 millones 665 mil pesos en proyectos patito -como la ciclovía- que los potosinos no ven y no perciben como importantes para el desarrollo de su comunidad.

Es decir, los potosinos no han tenido obra pública de calidad en los últimos dos años por decisión política, no por falta de recursos, como lo ha tratado de justificar el alcalde capitalino, pues además de aumentar la nómina municipal 21 por ciento en el ejercicio fiscal en mención, gastó más que su antecesor en servicios de traslado y viáticos: en 2018 se gastaron 3 millones 100 mil pesos, en 2019, 3 millones 469 mil 174 pesos.

A Xavier Nava Palacios, al tesorero Rodrigo Portilla, al secretario general Sebastián Pérez y demás colaboradores fifís no les gusta viajar por tierra, En pasajes aéreos, se gastó 290 mil 700 pesos en 2018, Nava Palacios casi triplicó esa cifra a 812 mil 509 pesos en 2019. En autobuses, la gestión gallardista gastó un millón de pesos, con la administración panista no hubo necesidad de las molestias de la carretera, pues sólo gastó 605 mil pesos en pasajes.

La ciudad está inmersa en baches, no hay pavimentación de nuevas calles o repavimentación de arterias en mal estado, peor aún, no hay vigilancia policial ni con las patrullas rentadas a sobre precio para favorecer a la enriquecida familia “gobierno-empresarial” Torres Corzo, pero eso sí, el alcalde panista gastó 60 millones 431 mil 840 pesos en combustibles para sus patrullas y vehículos oficiales, medio millón de pesos más que en 2018.

San Luis gasta fuerte, pero no hay obra pública.

Compartir