La calificadora Fitch Ratings aumentó el martes pasado la perspectiva crediticia del Ayuntamiento de San Luis Potosí, de BBB a A-. “Este es el resultado de lo que se ha hecho: un manejo transparente de los recursos, una administración muy enfocada a fortalecer sus sistemas de control interno y a sanear la deuda de mil 400 millones de pesos que encontramos como pasivo, y que a mediados de año reduciremos a 700 millones”, dijo el alcalde Xavier Nava Palacios ayer, en rueda de prensa.

Desde que Nava Palacios entró como alcalde, en octubre de 2018, Fitch México ha cobrado un total de un millón 467 mil 590 pesos con seis centavos.

Fue en mayo del año pasado la primera ocasión que la empresa calificadora cobró de las arcas municipales durante la gestión de Xavier Nava Palacios, por un total de 368 mil 603 pesos con 22 centavos, como un pago a proveedores.

Para el mes siguiente, junio de 2019, Fitch cobró solo un centavo menos que en mayo del mismo año. Sin embargo, los pagos se realizaron por dos conceptos distintos: 175 mil 474 pesos y 36 centavos etiquetados para proveedores y 193 mil 128 pesos con 85 centavos para servicios digitales, aunque no se especifica qué clase de “servicio digital” pudo haber prestado Fitch México al Ayuntamiento de San Luis Potosí.

En enero de este año, en tres pagos distintos, Fitch México cobró del Ayuntamiento de San Luis Potosí 730 mil 383 pesos con 63 centavos.

En declaraciones atribuidas al alcalde Xavier Nava, el Ayuntamiento de San Luis Potosí presumió que la reducción de los pasivos en distintos rubros y los mecanismos implementados en la administración municipal para generar ingresos propios han marcado la diferencia en el manejo financiero: “Ahí está el dinero para hacer frente a la obligación del Municipio en los servicios públicos y para hacerle frente a terceros. Hoy, cuando se contrata un servicio, se tiene la certeza de pagar a los proveedores, contratistas y a los que participan en las licitaciones públicas”.

Por su parte, el tesorero municipal Rodrigo Portilla Díaz abundó que la calificadora Fitch Ratings se basa en la información pública del Ayuntamiento capitalino en materia contable, la transparencia, la baja del pasivo, los ingresos, el gasto corriente y el pago de los créditos bancarios, información que se envía a todos los bancos.

“La distinción que nos fue otorgada se traduce en mejores accesos bancarios con mejores tasas de inversión y mejores tasas de crédito”, refirió Portilla Díaz.

 

Compartir