El Congreso del Estado de San Luis Potosí está entre los legislativos estatales que son omisos ante variaciones en el sobregasto anual del Poder Ejecutivo, dato al que tienen acceso por ley cada tres meses, observa el Instituto Mexicano de la Competitividad en su publicación sobre Complicidad Legislativa, a partir del Índice de Información del Ejercicio del Gasto.

Con lo que el estado recaudó «demás» tanto en el año 2017, 2018 y 2019, y que le quedó como ingreso de libre disposición», bien pudo pagar la deuda pública completa cualquiera de esos años, observa la ficha.

Tan solo en 2017, con los excedentes recaudados por 7 mil 622 millones de pesos, bien pudo pagar 1,55 veces la deuda pública estatal.

«Hay un abuso sistemático entre los recursos presupuestados y ejercidos por las entidades. Los congresos locales no hacen nada por detener el abuso en el ejercicio de los recursos públicos», señala en general el reporte. El IMCO detecta grandes variaciones entre lo presupuestado, una práctica que diputados no frenan.

Observa que los legisladores no usan sus facultades para emitir opiniones ni exigen la comparecencia de las autoridades que gastan más de lo aprobado, una situación que atribuye a «complicidad».

En un gráfico señala que en el ejercicio 2018, 17 entidades gastaron más de lo presupuestado, San Luis Potosí estaba en el lugar 20° de cumplimiento.

En el reporte de 2019, señala que la entidad recaudó 5 mil millones de pesos más, que representaron 11% más de lo aprobado. Y tuvo un gasto de 5 mil 200 millones de pesos por encima de su presupuesto de egresos, que es 12% más. El sobregasto más alto se registra en infraestructura, 63% más de lo presupuestado, mientras que en comunicación social gastó 5% menos y en servicios básicos 25% menos. Retrocedió 3 lugares en cumplimiento y se fue al sitio 23°.

 

Compartir