El viaje que Santa hace desde el Polo Norte a todos los rincones del planeta para llevar juguetes y felicidad a los pequeñines del mundo entero, se vio interrumpido de la más penosa y lastimera manera cuando cruzaron por la ciudad de San Luis Potosí, donde Xavi se robó la Navidad.
 
Santa, acompañado por el Grinch y la señora Claus, hicieron una escala en un festival navideño del SEER, en la capital potosina, todo eran risas y diversión, pero de pronto los temidos y odiados muchachos de Xavi llegaron para robarse la alegría.
 
Xavi, más grinch que el Grinch, cuando se enteró que a la ciudad había llegado Santa Clos, mandó a sus muchachos que ya tenían listo el operativo “Con mis retenes vamos por tu aguinaldo” y en un dos por tres despelucaron a Santa, al Grinch y a la señora Clos.
 
“Agarre la onda jefe, es la cuota” alegaron los uniformados cuando obligaron a Santa a desembolsar 250 pesotes “para quedar a mano”.
 
Testigos trataron de defender a Santa: “ora pinches hambreados”, “déjenlos”, “vayan a morder a los fifís”, pero los malosos de la ciudad se hicieron como que no escucharon “o aceptas o nos llevamos el trineo” sentenciaron al abuelo.
 
Compartir