Karla Pontigo fue encontrada inconsciente sobre un charco de sangre repleto de vidrios en el antro donde trabajaba en San Luis Potosí. Un día después perdió la vida a causa de un choque hipovolémico. La fiscalía local determinó que todo se trató de un accidente.
 
Este miércoles 13 de noviembre, más de siete años después del incidente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó reponer toda la investigación e investigar la muerte de la joven de 22 años como feminicidio.
 
Esperanza Lucciotto, madre de Karla, emprendió desde octubre de 2012 un largo camino legal para conocer qué fue lo que pasó realmente con su hija, pues la hipótesis oficial de las autoridades le parecía ridícula; fue así que su caso llegó hasta el máximo tribunal.
 
Cerca de las 03:00 horas de la madrugada del 28 de octubre de 2012, trabajadores del antro Play escucharon la ruptura de cristales en el tercer piso, por lo que acudieron al lugar; fue ahí que encontraron a Karla gravemente herida.
 
Karla sufrió amputación en una de sus extremidades inferiores debido al intenso sangrado que presentaba. El 29 de octubre a las 01:15 horas, Karla sufrió el shock hipovolémico que terminó por arrebatarle la vida; su familia decidió donar sus corneas y riñones.
 
La policía científica de la Secretaría de Gobernación local determinó que se trató de un accidente, pese a las múltiples heridas externas e internas en genitales que presentaba Karla, así como heridas defensivas del brazo, muñeca y hombro derechos.
 
Las autoridades tampoco tomaron en cuenta que los hechos ocurrieron muy cerca de la oficina del gerente, Ricardo, quien hostigaba sexualmente a Karla y fue responsable de atender y recibir a los agentes del MP para que analizaran la escena.
 
El proyecto del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena señala que fue incorrecto que la autoridad concluyera que se trató de un accidente, pues la escena estuvo contaminada, al menos durante 36 horas.
Cabe mencionar que en agosto de 2013, Ricardo, el gerente del antro Play, fue detenido y procesado por el delito de homicidio culposo; es decir, que la muerte de Karla había sido producto de un acto no intencional.
 
De esta manera, los ministros de la Primera Sala han determinado que se reponga toda la investigación y se haga esta vez con perspectiva de género. Además que se investigue la presunta negligencia del Ministerio Público y la policía.
 
“La Sala ha sostenido la inacción y la indiferencia del ministerio pública de ejercer acción penal por el delito de homicidio culposo y efectuar, complementar y garantizar una investigación diligente, exhaustiva, imparcial y con perspectiva de género acerca de la muerte de la joven mujer”, señala un comunicado de la Corte.
 
Esta es una victoria para la madre y el hermano de Karla, quienes llevan siete años intentando saber a detalles las causas que cobraron la vida de la mujer.
 
Con información de: Reporte Índigo.
 
Compartir