La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizará este miércoles un amparo presentado por la familia de Karla del Carmen Pontigo Lucciotto, para que su muerte, ocurrida en 2012, se investigue nuevamente con perspectiva de género y como un probable feminicidio.

El recurso fue presentado por María Esperanza Lucciotto López y Fernando Zahid Lucciotto López, madre y hermano de Karla, quienes en octubre de 2012 la encontraron malherida en la oficina de la discoteca Play.

En 2013, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) determinó que el fallecimiento fue por un accidente, al chocar la joven con un cristal, y acusó al gerente del local de “homicidio culposo”, por lo que pudo seguir el proceso en libertad. Sin embargo, los familiares de la víctima siempre han defendido que se trató de un feminicidio.

El proyecto de sentencia, que firma como ponente el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, asume las tesis planteadas por los allegados de la víctima y de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, que las acompaña en el amparo, y solicita que se anulen las investigaciones, que se reabra el caso y se inicien pesquisas desde una perspectiva de género.

Además, sugiere que se investigue a los responsables de aquel proceso, entre ellos quien entonces ejercía como procurador de San Luis Potosí, Miguel Ángel García Covarrubias, así como el jefe de policía, ministerio público y diversos peritos.

El caso será revisado por la Sala Primera de la SCJN, compuesta por cinco ministros: Juan Luis González Alcántara Carrancá (presidente), Luis María Aguilar Morales, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Norma Lucía Piña Hernández. Está previsto que esta última no participe en la votación, por lo que serán cuatro hombres los que tengan en sus manos el segundo caso de presunto feminicidio que asume el alto tribunal.

El primero fue el de Mariana Lima, asesinada por su pareja en el Estado de México en 2010. En una sentencia histórica, esta misma sala de la Suprema Corte obligó a repetir las investigaciones sobre el homicidio, en este caso, con perspectiva de género.

Ahora los ministros tienen tres opciones: dar el visto bueno a la sentencia, que seguiría en la línea de lo que ya dictaron hace cuatro años; aprobar el texto pero incluyendo modificaciones o rechazar el fallo. También existe la posibilidad de que se aplace la votación.

“Necesito escuchar una sentencia favorable, sentir que hemos trabajado, que la lucha está ahí, por mi hija y por todas las demás mujeres. No queremos más jovencitas muertas, queremos que sigan viviendo su vida”, dijo Esperanza Luccioto, madre de Karla

“En este momento de tanta violencia contra las mujeres, la Corte tiene que dar un mensaje contundente, que este tipo de violencia se tiene que sancionar, prevenir y castigar”, dijo Ana Lorena Delgadillo, directora ejecutiva de la fundación que acompaña a la familia.

 

 

Compartir