Con información de Agencia de Noticias

San Luis Potosí, SLP.- El Estado está bañado en sangre y parece que a nadie le importa. El secretario de Seguridad Jaime Pineda, aficionado a las selfies, los eventos de la socialité, los convivios, comilonas y pachangonas, en vez de ponerse a trabajar en favor de los potosinos que pagamos su jugoso sueldo.

En apenas ocho días en San Luis Potosí se cometieron más de 4 mil 203 delitos entre los que se incluyen ejecuciones, feminicidios, homicidios, secuestros, levantones, extorsiones, robos y todo tipo de delitos que afectan a la sociedad potosina.

Durante todos los hechos delictivos a Pineda no se le ha visto. No hay operativos de seguridad. No hay coordinación para la prevención del delito. No hay siquiera una estrategia que busque poner un freno al crimen organizado y desorganizado.

Pineda se le puede ver en partidos de futbol, en eventos protocolarios de gobierno referentes a la salud, la educación, la diplomacia, las relaciones públicas. Si de fotos se trata el señor sale en todas, eso sí, a la hora de los delitos se esconde en el Club y de ahí nadie lo saca hasta que terminó la crisis.

Si Pineda no puede, que renuncie, es la petición de más de 2 millones de potosinos, sin embargo la protección que le ofrecen en Palacio de Gobierno parece que le alcanzará para holgazanear hasta el 25 se septiembre de 2021, después de eso volverá a su realidad de polecía.

Aunque habrá que decir que el Gobernador del Estado Juan Manuel Carreras, lo ha dejado en actos oficiales más de tres veces con el saludo, es decir queda claro que el Gobernador ya está ‘incómodo’ con el federalete o tránsito de carretera; para que no se ofenda.

El que también debe irse es el funesto Secretario General de Gobierno a quien entre otras cosas presidir comisiones de protección a periodistas le quedó muy grande y que poco o nada le importa lo que pasa en el Estado, prueba de ello sin sus ridículas declaraciones en las que asegura que #SLP es un estado tranquilo… ‘Lo qué pasa es que se colinda con Tamaulipas, Zacatecas y Guanajuato’, además de que todo lo que pasa se debe a hechos aislados.

Ambos deben entender que el Estado está nadando en sangre por la culpa de ambos, por lo que sería bueno que renunciaran antes de cobrar su jugoso aguinaldo.

Sé que al decir esto mi vida sigue corriendo peligro, pero soy un potosino más hasta la madre de ver como cobran sin hacer nada… Les recuerdo que sólo matándome me van a callar y ustedes saben perfectamente mis movimientos. Aprovecho para recordarles que no tomo, ni fumo, ni me drogo y tampoco tengo vínculos con grupos delictivos… Digo por si se les había ocurrido.

Pero son tan cínicos que el clamor de que renuncien, que tiene la mayoría de los potosinos poco les importa, sino cumplen con una sentencia federal, seguro que menos cumplirán el sentir de los potosinos que es verlos fuera de la función pública… Dejen de abusar de los potosinos…

Es tiempo que entendamos que lo que se vive en #SLP no es normal y que no tenemos por qué verlo como normal o cotidiano.

 

 

Compartir