La presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas, decretó un receso en el pleno hasta el próximo martes a las 11 de la mañana. Foto: Archivo. EL UNIVERSAL

Los trabajos en la Cámara de Diputados se paralizaron por la falta de acuerdos entre las distintas bancadas y el amago de 500 alcaldes de todas las filiaciones políticas de cerrar San Lázaro y mantener como rehenes a los legisladores, a fin de presionarlos para conseguir más recursos para sus municipios.

Primero, los diputados cumplieron más de 24 horas sin sesionar por falta de consenso al no definir qué pasará con la minuta que busca darle facultades a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) para congelar cuentas y decretar extinción de dominio sin previa orden de un juez, cuando haya presunción de vínculos con el terrorismo o el crimen organizado.

De manera paralela, en el auditorio Aurora Jiménez de la Cámara Baja, 500 alcaldes, del PAN, PRI, PRD y Morena se reunieron con legisladores para exponer sus demandas. Fueron atendidos por los coordinadores Juan Carlos Romero Hicks, del blanquiazul; Reginaldo Sandoval, del PT, y el presidente de la Comisión de Presupuesto, Alfonso Ramírez Cuéllar.

Sin embargo, había desesperación y cansancio en los ediles, pues llegaron desde las ocho de la mañana a San Lázaro y sólo los escuchaban y no les daban soluciones a los recortes que han sufrido en las participaciones federales, así como a los fondos para migrantes, mineros y de seguridad.

Mientras estaban en este cónclave, alguien gritó: “¡Ya los están llamando a sesionar!”, y en estampida salieron para bloquear los accesos al pleno y evitar que los diputados pudieran sesionar. Elementos de seguridad cerraron todos los accesos.

Unos 70 alcaldes, entre los que destacan Emiliano Vázquez, de Zapotitlán de Méndez, Puebla; Luis Daniel Lagunas, de San Rafael, Veracruz, y Ángel Macías, de Ixtlán, Michoacán, empujaban las manijas de una de las puertas de cristal de acceso al Edificio A y las rompieron para dar portazo.

Otros 30 alcaldes ingresaron por la puerta principal y tomaron por asalto el pleno. En ese momento, las autoridades de la Cámara Baja y el coordinador de Morena, Mario Delgado, exigieron el desalojo ante la llegada de los presidentes municipales.

La sesión, que estaba a punto de reanudarse se suspendió y se citó para el próximo martes a las 11 horas. En entrevista, el alcalde de Huixquilucan, Enrique Vargas (PAN), amagó con que el próximo lunes regresarán con 15 mil personas para protestar, “no estamos secuestrando”, externó el también coordinador de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC).

Ni Delgado Carrillo ni la presidenta de la Cámara, Laura Rojas, atendieron a los munícipes, sólo fue Ramírez Cuéllar. En este choque, el diputado panista, Miguel Alonso Riggs, le gritó a Ramírez Cuéllar: “¡Acuérdate que tú llegaste a caballo!”, a lo que el morenista le respondió: “¡El caballo que yo traía era más educado que tú güey!”. “¡Eres un provocador!”.

Compartir