El ex presentador noticias Tiburcio Cadena aumentó sus habilidades profesionales pues ya no sólo funge como director de comunicación social al servicio del alcalde Xavier Nava, sino que ahora es “ciber investigador” dedicado a rastrear portales que publican fake news a favor de su jefe y que hostigan a periodistas críticos de la administración capitalina.
 
Esta nueva habilidad la declaró el propio presentador de noticias de canal 7 luego de que fuera denunciado ante la Fiscalía General del Estado y la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la periodista Danna Lecuona, por difundir –de forma soez- en un chat de reporteros del Congreso del Estado una nota de un portal afín a Xavier Nava que la acusa de sostener un amorío con un diputado federal y enemigo político del alcalde.
 
En lugar de reconocer su error y disculparse por difundir una noticia sin veracidad ni fuente fidedigna y que además mancilla la reputación de la periodista, el funcionario municipal se excusó en una rueda de prensa al argumentar que se equivocó de destinatario, pues lo que pretendía era mandarle la nota “a una persona” junto con quien “investiga” la oscura operación del portal “Cólicos San Luis”, quien emitió la difamación contra Lecuona y casualmente publica notas a favor de Xavier Nava, denostando de forma vil y carente de imaginación a sus principales rivales políticos.
En su nueva faceta de investigador –actividad para la que no está encargado un director de comunicación social- Tiburcio Cadena se opuso a dejar el cargo para evitar obstáculos y garantizar transparencia en las investigaciones de la Fiscalía y la CEDH y fue más allá al sentirse víctima, y de manera absurda y con suma ignorancia anunció que interpondrá una denuncia ante la Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información Pública (CEGAIP) contra otros portales informativos que publicaron capturas de pantalla con su post difamando a Lecuona en el chat del Congreso.
 
Al ex presentador de noticias se le olvidó que la CEGAIP no investiga asuntos de carácter privado, sino público, y el contenido del chat del Congreso no es público ni institucional, como el mismo funcionario municipal recalcó durante su rueda de prensa.
Finalmente, el nervioso y contrariado presentador de noticias, director de comunicación social, investigador privado y abogado se opuso a revelar el monto de los recursos públicos que se le pagan a “la persona” que supuestamente junto con él está investigando el origen y los autores de los portales con fake news que apoyan a Xavier Nava.
 
La pregunta que valdría hacerse aquí sería: ¿Salvador Nava tendría necesidad de hacer campañas de odio contra sus críticos en pasquines anónimos?
 
Compartir