Después de haberse retirado de la escena pública varios meses para evitar que Luis Nava Calvillo, padre del alcalde Xavier Nava Palacios, fuera denunciado por comuneros como “cabildero” ante el gobierno capitalino de los poderosos empresarios que pretenden fraccionar la Sierra de San Miguelito, ha regresado el “Frente Navista Anticorrupción” para reconocer que sus denuncias contra el ex alcalde Ricardo Gallardo Juárez no han procedido.

Intentaron fundamentar un supuesto enriquecimiento inexplicable de Gallardo Juárez, pero el Fiscal Federico Garza Herrera ya les dio palo, ni siquiera pudieron acreditar un interés jurídico, no son afectados aunque insistan en hacerse los ofendidos, se les negó de manera rotunda el acceso del expediente al que querían convertir en bandera política-electoral como es su costumbre.

La denuncia contra Sandra Sánchez Ruiz tampoco ha procedido ni a nivel local ni federal, es por eso que están muy confundidos y no saben qué hacer más que pedirle al contralor municipal, José Mejía Lira, que presente la misma denuncia por enriquecimiento contra Gallardo para ver si pega pese a que ya les dijeron que carecen de elementos para iniciar un procedimiento.

El contralor Mejía Lira no solo es cuñado de Alejandro Nava Calvillo, también fue el contralor de la SEGE que le tapó todas las corruptelas al entonces titular de la dependencia y ahora gobernador Juan Manuel Carreras, los fondos de pensiones, los ahorros de los maestros de telesecundaria y el desvío de recursos para su campaña a la gubernatura, como en su momento lo denunció el colectivo magisterial “El Sembrador”.

Por lo que Mejía Lira, de hacerle caso a sus cuñados, se vería muy sesgado al pretender denunciar al ex alcalde Gallardo cuando fue tapadera de las transas del gobernador Carreras en la SEGE, y no tiene calidad moral ni para ocupar el cargo que le dio su sobrino político el alcalde Xavier Nava.

Mejía Lira también es uno de los principales funcionarios que ha encubierto al secretario general del ayuntamiento, Sebastián Pérez y al comisario Edgar Oswaldo Jiménez Arcadia, por la violación de los derechos humanos al desalojar con lujo de violencia a la ex oficial del Registro Civil, Teresa Carrizales; ni siquiera ha iniciado la investigación respectiva como lo reconoció hace unos días.

Como se recordará, el Frente Navista surgió a unos meses de la elección de la alcaldía del 2015 para fungir como brazo político de la candidatura de Xavier Nava y para descalificar la concesión de las luminarias de Panavi, y lograron engañar a dirigentes empresariales y activistas que se integraron de buena fe con el señuelo de que era un verdadero frente ciudadano inspirado en la justicia y sin intereses políticos-electorales.

En la conferencia de prensa que dio hoy Manuel Nava para informar que la Fiscalía les desechó su denuncia contra Gallardo, se le vio muy menguado y solo, no lo acompañaron las decenas de personas que firmaron aquel desplegado que dio vida al ahora frente navista, se alejaron conforme se dieron cuenta que estaban siendo engañados y utilizados para llevar a la alcaldía a Nava que ha dejado mucho que desear como alcalde, repitiendo las mismas prácticas que le echan en cara a Gallardo.

El frente navista perdió más credibilidad cuando otro de sus dirigentes, Hugo Stevens Amaro, fue descubierto junto con su familia de que se robaban el agua con instalaciones clandestinas para su cadena de establecimientos “El Trapazo”. Al igual que Luis Nava, Hugo se desapareció para no afectar más los intereses económicos de su familia que fue exhibida como unos ladrones de agua.

Con sus denuncias en contra de Gallardo declaradas improcedentes por la Fiscalía, los Nava y Stevens se han quedado sin banderas y las posibilidades de que Xavier Nava sea el próximo gobernador son muy reducidas, si acaso sería postulado por el PRI, uno de los partidos más corruptos de México.

Compartir